Carlos González sólo está pensando en esta campaña con Rockies

Carlos González sólo está pensando en esta campaña con Rockies

MILWAUKEE -- ¿Recuerdan cuando el jardinero venezolano Carlos González era el "Pequeño Pony" de los Rockies? Su cabello enrulado le hacía recordar a Brad Hawpe a un juguete de su hija, y así nació el sobrenombre. Pero el pelo de González, que ahora lleva corto, ya está manchado con puntos grises.

"Es una locura; eso es lo que pasa cuando tienes tres hijos", dijo González, de 31 años, antes de la victoria 7-5 sobre los Cerveceros en el Día Inaugural, que podría o no podría ser su último en Colorado.

González sigue en Denver, a pesar de años y años de rumores de cambio. Hubo algunos comentarios sobre una posible extensión en el invierno, pero al final no hubo movimiento. A diferencia del receptor boricua de los Cardenales, Yadier Molina, cuyo nuevo pacto se consumó justo antes del Día Inaugural, ni González ni los Rockies avanzaron mucho con respecto a una renovación. Y no es que eso sea visto como un gran problema.

La mente de González está enfocada en seguir con los Rockies hasta donde los lleve la temporada, no en irse de Colorado.

El plan de González es asegurarse de estar sano y mantener el swing que lo llevó a dar 65 jonrones y empujar 197 carreras entre 2015 y 2016. Después lidiará con el contrato. Si no le menciona el asunto de la extensión, González se vende a sí mismo como un pelotero que necesita de sus compañeros.

"Si quieres ser bueno, se requiere de más que tú", dijo González. "Si quieres empujar carreras, tienes que rezar para que el que está por delante de ti se embase. Si quieres ser campeón, tienes que rezar para que a todo el mundo le vaya bien.

"Aquí tenemos talento, eso no es un secreto. Estamos contentos con el equipo que tenemos. Es importante que todo el mundo entienda sus responsabilidades. Se necesita más que unos pocos hombres para llegar a donde quieres estar. Tienes que tener suerte con las lesiones. Pero además, no se trata sólo de los 25 que estamos en este camerino. También necesitas a los coaches, a la gerencia y a los muchachos de las menores. Se requiere de toda una organización y creo que vamos en el camino correcto".

El gerente general de los Rockies, Jeff Bridich, tiene poco interés en hablar sobre el asunto del contrato, especialmente porque cree que su equipo posee suficiente talento para superar la temporada y pelear por un boleto para octubre. Pero sí le ilusiona hablar sobre lo que González, el único jugador en el equipo que ha disputado un juego de postemporada (2009), significa para una organización que ha sufrido tanto y que ahora quiere triunfar.

"Sé que puedo hablar en nombre de mucha gente en esta organización", dijo Bridich. "Su actitud, su forma de afrontar su vida en este deporte, su forma de lidiar con sus compañeros, eso es algo que tiene que ser respetado. El 99.9% de las veces, es una influencia positiva en este clubhouse. Es grandioso tener a alguien así".

A Bud Black, quien se está estrenando como manager de los Rockies, le gusta contar con el bate de González. El veterano bateó .342 en los entrenamientos primaverales y .342 con cuatro dobles para Venezuela en el Clásico Mundial de Béisbol. Es un bate que Black quiere tener a su disposición para al menos 162 juegos.

"Está en una muy buena situación, tanto física como mentalmente. Esta última semana ha tomado buenos turnos", dijo Black. "Estamos contentos con CarGo".